-

Noticias

-
 

Entrevista a Jordi Ferrán

“La floristería tiene que funcionar como una pastelería: Comprar, manipular y vender”

 Evidentemente, hay mucho trabajo antes de una demostración floral que el público no ve.

Esto es como una tortilla de patatas. Parece fácil pero detrás hay un trabajo de mucho tiempo. Primero estudié los materiales y luego hice parte de los centros para dejar partes inacabadas que luego muestro en la demostración. Me gusta enseñar el proceso de cómo se hace el centro floral porque si lo sacas hecho ya la gente no valora el esfuerzo y es una lástima que no lo sepa todo.

Entre sus explicaciones técnicas le gusta también dar consejos básicos generales...

Tiene que haber una parte pedagógica además de la técnica floral. Cuantas más cosas sueltas, más cosas pilla la gente. La información que yo tengo no sólo es para mi crecimiento personal porque si darla a conocer hace que el sector evoluciones para mí es fantástico. Hubo una época en la que parecía que la información era para guardársela uno y creo que hay que usarla.

Ha dado mucha importancia a la variedad...

Por supuesto. Debemos renovarnos como las estaciones del año. No podemos tener siempre las mismas flores en la tienda todo el año. Muchas veces lo olvidamos y hay que ofrecer variedad. Cuando es Navidad encuentras turrones en la pastelería, pero en otra época hay otros pasteles. Muchas veces los floristas olvidamos eso.

También ha destacado la elaboración propia de cada florista.

Tenemos que plantearnos qué queremos ser: el típico supermercado de flores o como ocurre en una tienda de precocinados. En la de precocinados escoges lo que más te gusta que ya te dan hecho. Debemos adelantarnos al cliente en lo que queremos ofrecer porque tenemos la mala costumbre de quedarnos esperando. Tenemos clientes que nos preguntan qué tenemos para ofrecer. ¿No sabemos manipular el artificial? Si sabemos cuantos centros o bouquets vamos a trabajar cada día, ¿qué hacemos esperando y por qué no las tenemos preparadas? Tenemos que ser como una pastelería, que tiene obrador y tienda. Debemos comprar, manipular y vender.

¿Para ello es muy importante el toque especial de cada florista?

Claro. Cuando compramos algunas cosas ya manipuladas, por ejemplo, no puede ser que la gente encuentre la misma planta manipulada idéntica en mi tienda y en otra y encima querer dar la impresión de que es obra propia. Comprar cosas manipuladas está bien y facilita las cosas pero hay que darles ese toque, ese punto de personalización. Si no doy este toque, en lugar de floristas nos convertimos en un pequeño almacén de flores que compra y vende sin más.

¿En esa creatividad se puede combinar cualquier material o color?

No hay una respuesta para eso. Si se es consecuente yo diría que sí. Porque puedo mezclar plata y negro y no hacerlo con plata y oro, por ejemplo. ¿Quién decide eso? Si mezclo dos colores difíciles pero luego soy consecuente y los repito en la composición varias veces ¿por qué no voy a poder hacerlo?

¿Qué puede hacer el florista cuando falla la inspiración?

A veces los floristas pecamos de querer hacer diseños exclusivos y únicos. Hacemos una cosa y enseguida cambiamos a otra, sin insistir en algo que nos sale bien y variarla o darle la vuelta. Sólo haciendo trabajos clásicos puedo variar muchas posibilidades pero nos complicamos mucho la vida. A veces tenemos que hacer un retroceso y darnos cuenta de que no desarrollamos todo lo que sabemos. Puedo hacer simplemente un círculo y variar las flores, hacerlo con una flor, con tres, variar las proporciones, los colores, etc. Sería interesante que cada uno hiciera una lista con las cosas que sabe hacer y se daría cuenta de que sabe hacer muchas y de formas diferentes.

Otro de los aspectos en los que ha hecho hincapié es en el cliente.

Tenemos que dejar de pensar siempre en el cliente difícil. En las demostraciones los profesionales siempre me comentan las pegas que algunos clientes les ponen. Está claro que tenemos que convivir con ellos, pero la mayoría de los clientes disfrutan de nuestra creatividad y son muy buenos. Es en ellos en los que tenemos que pensar y centrarnos.

¿Con qué idea le gusta que se queden los que acuden a sus demostraciones?

Con la idea de que no hay nada imprescindible. Intento enseñar que con lo que tenemos podemos hacer cosas creativas y atractivas. Los floristas a veces abusamos de que nos falta una cosa y creemos que es imposible solucionarlo. Debemos buscar materiales alternativos y atrevernos con ellos.

- - -
 

contacto

Irati Floral S.L.
Ciudad del Transporte de Pamplona Tafalla, 30
31119 Imárcoain · Navarra
T.948 316590

 

red comercial

red comercial

- - -
Irati Floral S.L. · Ciudad del Transporte de Pamplona - Tafalla, 30 · 31119 Imárcoain · Navarra · T. 948 316590 · iratifloral@iratifloral.com
© 2007,2008 Irati Floral. Todos los Derechos Reservados • Aviso legalPolítica de privacidad Créditos